martes, 4 de septiembre de 2012

Comodidad y alto lujo se respira en Aria

Serenidad sin invasiones es parte de las satisfacciones que promete el restaurante de gastronomía italiana. Una cava con más de 300 vinos, una cocina en la que predominan los productos frescos y de alta calidad, se conjugan en un local donde los detalles invitan a un deleite vital e imperceptible como el aire

@mariediazrom
Foto de Angel Rodríguez 

En la urbanización El Viñedo de Valencia, estado Carabobo, se encuentra ubicado Aria Ristorante. La sobriedad y el minimalismo que distinguen al lugar se puede apreciar desde su fachada. Un paredón blanco que se está recubriendo de follaje resguarda al local, que propicia el disfrute de la cocina italiana creativa e innovadora, en un ambiente de cosmopolita intimidad.

El nombre y logotipo del restaurante, Aria, se muestra en la fachada construida por paneles de acero en los que se distinguen diversos orificios de tamaños desiguales. De acuerdo con Desiree Fragata, arquitecto y diseñadora de interiores del restaurante, así quisieron representar el aire (aria en italiano): “Un elemento natural, necesario, limpio, transparente y sincero como nuestra cocina”, expresó.

Si se traspasa la puerta de vidrio, en el hall da la bienvenida un pequeño muro vegetal colocado sobre un panel en el que destaca el nombre Aria. Se trata de uno de los dos puntos verdes del restaurante, ya que el otro está ubicado debajo de la fachada. A un lado de la entrada se ubica un espacio de compartir con sofás de dos puestos, cojines en blanco y madera oscura. Las mesas están elaboradas en madera tipo zebra, tal como explicó Fragata. Una pared destaca en el conjunto. Sobre ella cuelga un conjunto de cuadros pequeños, de marcos abarrocados dispuestos en desorden. Se trata de un detalle que revela la personalidad de Aria. Si bien el restaurante cuenta con la experiencia de uno de sus dueños, Renato Fragata, Daniel y Desiree Fragata lo acompañan en esta iniciativa que casi arriba al año de existencia en la capital carabobeña. Ellos se encargaron de nutrir el concepto del local con una chispa juvenil e ideas innovadoras. “Esta es una pared con fotos de cosas que Daniel y yo vivimos y forman parte de nosotros. Hay fotos de amigos, de Venecia, de paisajes; hay un poco de todo; de lo que significa para nosotros vivir lo bueno de la vida”, explicó la arquitecta.
Un lugar también para la gente joven. Si bien Fragata debió idear el diseño interior sin perder de vista que el restaurante está concebido para un adulto contemporáneo de 35 a 60 años, ella no quiso abdicar de su gusto por lo innovador. Así, entre el área de caja y la barra de despacho de licores se ubica una zona de mesas y sillas altas estilo bar. Aquí destacan dos lámparas estilo Arquitof, que dan un toque explosivo y vanguardista. Explicó la diseñador que éste es punto utilizado por mucha gente joven para tomar un vino y picar algo antes de comer, e inclusive para hacer minireuniones. En la barra destacan dos flores en jarrones transparentes como únicos puntos de color. 
En las áreas de los comedores predomina el blanco porque, tal como explicó la arquitecta, otorga serenidad. También van en ese tono las paredes, en las que no hay cuadros. Las sillas son tipo butaca y las mesas fueron elaboradas de tal forma que los soportes no molestan al comensal que está sentado.
La razón de Aria es la de ser un restaurante de alto lujo, en el que se puede disfrutar de una cocina que utiliza ingredientes milenarios como el aceite de oliva, el tomate, el cordero, el pescado, los frutos secos, la albahaca, los cítricos, entre otros, y que identifican regiones del sur de Italia. Además su ambiente cosmopolita conjuga la serenidad necesaria para vivir en buena compañía la experiencia gastronómica. Aquí los detalles ni invaden ni compiten entre sí, porque según la arquitecta cada área tiene su personalidad.
En el primer comedor destaca al fondo una especie de chifonier en madera, con una lámpara en la esquina y un espejo, lo que da un toque de calidez de hogar. En el segundo comedor se encuentra al fondo la cava, que debe estar permanentemente entre 17° y 20° centígrados. Son tres paredes desde el techo hasta casi la mitad de la pared con anaqueles blancos donde almacenan las botellas de vino. Predomina la luz tenue y blanca. En el centro está una mesa con cierta altura en madera color miel que rememora la barrica de añejamiento. Sobre ella se asientan jarras de decantación y copas de cristal para que el comensal deguste el vino de su elección. Destacan caldos del sur de Italia, la gama de los Chianty, los Valpolicella, los Bardolino, los del Veneto y los Brunello de Montalcino.
Un área con un acento especial es el pasillo que separa los dos comedores y conduce a los baños. Para ambientarlo se elaboraron artesanalmente una serie de cubos en tela de tapicería, algunos a rayas y otros monocromáticos, en diversos tamaños, y se colocaron en hilera. Este espacio le da un toque de diseño al local. Utilizan bombillos ahorradores, lo que da como resultado un pasillo coquetísimo cuyos cubos iluminan tenuemente y otorgan una atmósfera cálida y sofisticada. “Toda la idea de Aria es brindar una experiencia de suma comodidad en un ambiente de alto lujo”, sentenció Fragata.


Área: 300 mt2
Materiales: cuero blanco, madera azebrada, acero.
Iluminación: juego de cubos ahorrativos en tela de tapicería, 1x1 mt2. Lámparas Arquitof.
Horario: martes a sábado, de 12:00 m a 3:30 pm; y de 7:30 pm a 11:30 pm. Domingos: 12:00 m a 4:30 pm.

Coordenadas
Aria Ristorante
Calle 141. Local 1. Urb. El Viñedo
Valencia - Venezuela
Teléfono: 0241 – 825 3282

(Publicado en El Nacional, en febrero de 2012)