viernes, 7 de septiembre de 2012

Vivo a plenitud mi presente para tener el futuro que deseo

Con muchísima confianza en sí misma y con arduo esfuerzo, la multifacética modelo y empresaria ha logrado concretar sus metas, que van desde ser portada de Playboy en marzo del año pasado, a lanzar al mercado su calendario, que actualmente promociona en diversas ciudades del país

@mariediazrom
Si hay algo que impresiona en Yohanna Vargas, más que su belleza, es su perseverancia y el compromiso que ha demostrado tener consigo misma. Pareciera que le bastaran el cuerpo de sirena, la cara bonita y la rubia cabellera, pero ella ha luchado por superarse. Sus estudios en Cinematografía, en la Universidad Central de Venezuela, le han dado el conocimiento necesario para desempeñarse como directora creativa, fotógrafa, productora de eventos, asistente de dirección en comerciales y preproductora de cine.
La incursión de Yohanna Vargas, que nació en Caracas donde vive y trabaja, en el fashion world comenzó a los tres años de edad, cuando fue modelo de trajes de baño. Prácticamente, desde entonces, Vargas no ha parado y gracias a sus atributos naturales ha sido actriz; animadora; modelo de trajes de baño y ropa interior; imagen de empresas de telecomunicaciones, de gimnasios; portada de revistas nacionales e internacionales; además de deportista y, sobre todo, empresaria.
“He aprendido ─aseguró ─ que el talento de una persona no está casado con su belleza física sino con su inteligencia, perspicacia, personalidad; además de constancia, dedicación y mucha fe en sí misma, en lo que se quiere y en lo que se hace. En cada uno de estos aspectos trabajo todos los días de mi vida y los alimento para fortalecer mis talentos y reconocer los que aún están escondidos”.
Ha sido sin duda su visión empresarial y las ganas de crecer y de proyectarse las razones que la llevaron a producir su calendario en 2012. Este proyecto ─contó Vargas─ no estaba entre sus planes. Pero la muchacha supo ver más allá de las lisonjas y encontró que, efectivamente, aquellas adulancias sobre su magnífico cuerpo estampado en las páginas de un calendario podían ser una realidad. “Fue un empujón de la gente que me rodeaba cuando me preguntaban: ‘¿Y cuándo sacarás tu calendario?’. Hasta que me dije: ‘Ok, Yohanna, hay que hacer un calendario”. Hacerlo implicó para la joven tres meses de arduo trabajo, que arrancaron cuando definió el concepto. “Necesitaba 13 fotos que significaran algo y se me ocurrió ‘Sumergida en tus pensamientos’: cada mes estoy sumergida en elementos diferentes que se pueden sentir, oler y degustar”. La fotografía estuvo a cargo de la Academia Chaplin y Eduardo Álvarez, la locación fue en el Hotel Aladdin, el diseño e impresión estuvo en manos de Promáxima y el maquillaje fue de Yoheidi Robaina.
Otro gran proyecto de Yohanna Vargas se dio en 2011, cuando fue portada de la revista Playboy del mes de marzo. Ser fotografiada con poca ropa, de forma sugerente y erótica, no significó colocarse la etiqueta de bomba sexy. “Hice la portada de Playboy como una meta más, bajo mi idea y concepto de producción. Hice mi calendario como otro proyecto más de vida”, afirmó.  Ambas tareas han formado parte de su crecimiento personal y profesional: “Tengo mucho talento y muchísimas ganas de hacer mil cosas como para encasillarme”.
Etiquetarse es lo último que le pasaría a una chica como ésta, que piensa que la la vida es una contínua evolución, de allí que no pueda asegurar que hará un calendario en 2013. “Me están pasando muchísimas cosas maravillosas y tengo muchas propuestas. Por los momentos, quiero terminar la promoción del almanaque 2012, continuar en mi línea de ropa y seguir avanzando pasito a pasito y viviendo a plenitud mi presente, para hacer y tener el futuro que deseo”.

Filantropia después de todo
Yohanna Vargas lanzará al mercado próximamente su línea de ropa, que  define como fresca, femenina, elegante y casual. Asimismo, durante este año estará promocionando el calendario en diversas ciudades venezolanas para luego llevarlo a México, República Dominicana, Colombia y Panamá, entre otros países. Parte del dinero recaudado será donado a Hogar Bambi y Aldeas de Venezuela.
(Versión para EPALE).