miércoles, 5 de septiembre de 2012

Ruccula Gastrobar: distinta y tradicional


Este restaurante ha destacado en la escena gourmet valenciana por su propuesta innovadora. Sin descuidar su vocación por servir lo mejor de la cucina italiana, se incorporó el concepto “gastrobar”, según el cual la barra es el mejor aliado de los fogones para garantizar el máximo disfrute del comensal

Ruccula Gastrobar seduce por el paladar y por la sensación de bienestar que causa en sus comensales. El restaurante se encuentra situado en la planta baja posterior del centro comercial Chiriyakén, que lo mantiene alejado de la intensa actividad de la avenida Feo La Cruz, de Naguanagua, en Valencia, y de la molestia que pudieran causar los vehículos.Al llegar, la bienvenida la ofrece una terraza dividida en dos partes. Primero se encuentra  una especie de antesala con diversos muebles de estilo lounge, algunos en rattan marrón oscuro con cojines tapizados en blanco; otros son pequeñas poltronas de estilo con tapicería de tela verde, que permiten una agradable espera mientras alguna mesa se desocupa. Gabriela González, gerente general de Ruccula Gastrobar, afirma que en este comedor lo menos que desean es tener gente parada que espere, por ello recomiendan la reservación. Pero si se da el caso de tener que esperar, pues, la antesala funciona perfectamente para ello. Aquí es posible ordenar algún cóctel de la extensa carta de Ruccula Gastrobar, o probar alguna entrada.
La diferencia que plantea Ruccula es que al ser “gastrobar” ofrece la oportunidad de degustar no sólo su carta italiana, salpicada de sabores mediterráneos que recuerdan los fogones de la nonna, sino también permite probar la diversidad de cocteles de su bar, en el que destaca el Mojito Ruccula, por ejemplo. En este sentido se impone la creatividad, y el visitante podrá solicitar algún capricho al bartender o éste le ofrecerá alguno especialmente creado para Ruccula Gastrobar.
En Ruccula predominan los colores que de alguna forma se emparentan con la naturaleza: eso se percibe en la tapicería del mobiliario de la entrada que a la vez invoca el estilo relajado y cosmopolita del ambiente lounge. Los muebles de la antesala están acompañados por mesas de nivel bajo con topes de fórmica azebrada marrón y negro, y velas encendidas en el centro, que le dan un toque de intimidad. Si la idea es almorzar o cenar en la terraza, el ambiente distendido se refuerza con la vegetación que la flanquea, sin llegar a ser un restaurante al aire libre. Al mantener un servicio impecable, copas de vino y cubiertería de metal en la mesa, enseguida se denota su estilo urbano y elegante. La zona de la terraza está protegida por toldos multiformes, que según Gabriela González se añadieron recientemente cuando verificaron que el sol tropical de Carabobo exigía este resguardo. Al fondo de la terraza se sitúa una pequeña tarima, de un escalón, que funciona como zona aparte para eventos. Quienes lo deseen pueden organizar aquí comidas de trabajo, reuniones corporativas o familiares. La zona además puede ser medianamente aislada con la colocación de parabanes y ficus, que aportan un sello decorativo.
González añadió que en otros casos esta zona es ideal para presentar alguna banda en vivo o realizar algún espectáculo. Si bien la vocación de Ruccula Gastrobar es mantenerse como restaurante, no descartan la posibilidad de consentir a sus fieles visitantes con alguna celebración, al estilo de un desfile de moda o la presentación de algún DJ (Titina Penzini estuvo mezclando en el restaurante en julio de este año) que acompañe la velada. González señala que en Ruccula son celosos en conservar la misión primordial de sentar en sus mesas a los amantes de la comida italiana. Una vez en el interior del restaurante, la tradición prevalece. A pesar del protagonismo de la barra, ubicada al fondo del local pero que sobresale por el reflejo del espejo-pared y por la iluminación de un conjunto de lámparas aglobadas de luz fría, el restaurante acoge a no más de 80 comensales. Las mesas internas exhiben el tope azebrado de las mesas de terraza, el asiento de las sillas está hecho en cuero blanco y algunas paredes están revestidas de madera oscura con lunares metalizados. El toque alegre lo dejan sendas lámparas de techo, cuyas pantallas circulares están revestidas de tela de flores en colores blanco, fucsia y verde: un detalle que destaca en el comedor y que como la ruccula tiene un sabor inolvidable.

Señas
Materiales: madera oscura, cuero blanco, cojines tapizados en verde y blanco, formica azebrada.
Iluminación: juego de lámparas circulares en tela de tapicería.

Coordenadas
Ruccula Gastrobar

Centro Comercial Chiriyakén - Avenida Feo La Cruz, Naguanagua- Valencia - Venezuela
(Publicado en El Nacional, en septiembre de 2012).