jueves, 3 de marzo de 2011

Parásitos: huéspedes que no son bien recibidos


La clasificación es amplia y ante ellos no debería haber descuidos, porque las consecuencias de las enfermedades parasitarias son nefastas

MARIELA DIAZ ROMERO

Una de las afecciones que suelen atacar a los mamíferos son las transmitidas por los parásitos. De acuerdo con el veterinario Bernardo Manrique, "se llama parasitismo a la relación que se establece entre dos especies, ya sean vegetales o animales. En esta relación se distinguen dos factores biológicos: el parásito y el huésped. El parásito vive a expensas de la otra especie".

La parasitosis se padece cuando estos organismos encuentran en el huésped las condiciones para su anidamiento, desarrollo, multiplicación y virulencia. "Los parásitos son difíciles de destruir, despliegan estrategias para evitar los mecanismos de defensa de sus huéspedes y muchos han conseguido ser resistentes a los medicamentos e insecticidas", explica Manrique.

El dueño de una mascota debe estar atento a cualquier síntoma o manifestación anormal. Por ello el consejo constante es la visita anual al veterinario y asistir a controles previstos.

Por dentro y por fuera Los parásitos pueden ser internos o externos. "Los internos pueden ser redondos o planos. Los redondos se denominan: ascaris, ancylostomas y trichuris. Mientras que los planos se llaman tenias (la famosa lombriz solitaria), equinococcus granulosus y dipylidium caninum, enumera Manrique.

La teniasis es una de las parasitosis más conocidas, producida por la "solitaria", que también infesta a los humanos. Se aloja en el intestino, donde crece y llega a la etapa adulta. "Pero cuando está en la etapa larvaria o huevo (llamado cisticerco) puede enfermar el cerebro, músculos, ojos, pulmones y corazón, y se produce así la enfermedad conocida como cisticercosis", refiere el veterinario.

La giardia es otro tipo de parásito, el protozoario, que también anida en los intestinos animales y humanos. Se calcula que la giardia ha afectado a la población canina en 10% de los que están bien tratados y de 36% a 50% a los cachorros; mientras que en los gatos se manifiesta de 1,4% a 11%. "Quizás sea así por la dificultad para identificar el organismo en las heces", explica Manrique.

Dice que además de su difícil diagnóstico, tiene inconvenientes en la medicación. Los parásitos externos -garrapatas, pulgas y piojos- son los obviamente más fáciles de reconocer. Pero no por ello son menos inocuos. "La garrapata succiona sangre y daña al huésped; además es vector de múltiples organismos y provoca una lesión en el sitio de fijación. Asimismo transmite ciertas enfermedades al ganado doméstico y al hombre", explica.

La pulga también vive de la sangre. "La adulta se alimenta sólo con sangre de sus huéspedes lo que les provoca intenso prurito e irritación por su mordedura constante y la secreción salivar de productos tóxicos y alergénicos".

Prevención La higiene es clave para evitar parásitos. Algunas de las recomendaciones que da Manrique son colocar la basura en el recolector para evitar criaderos de moscas, ratas o cucarachas; mantener la vivienda, los pisos, las paredes y los alrededores limpios y secos; evitar el contacto con lodo, tierra o arena donde se sospeche que existe contaminación fecal; evitar la ingesta de alimentos con deficientes condiciones higiénicas.

En las mascotas -recomienda el site guiadog.com- es necesario identificar el tipo de parásito (garrapatas, pulgas, ácaros, hongos) para suministrar el tratamiento adecuado. En algunos casos será necesario que la identifique el veterinario, pues a veces es preciso un raspado de piel para su análisis en laboratorio. Una de las estrategias es desparasitar a la mascota periódicamente, es decir, cada tres meses, sobre todo en el caso del perro. En este sentido lo mejor es consultar con el veterinario, sobre todo si se debe medicar. También se debe realizar un análisis de heces al menos una vez al año.

Datos vitales

Bernardo Manrique, médico veterinario (0414) 262 9288 (0412) 980 6143

(Artículo publicado el 18 de agosto de 2009. Sección Mascotas, página 6, cuerpo Ciudadanos, El Nacional, Caracas, Venezuela)