miércoles, 21 de septiembre de 2016

La sentencia de que el dinero no trae la felicidad es una verdad a medias

La sentencia de que el dinero no trae la felicidad es una verdad a medias, porque a través del dinero es posible alcanzar, en ciertos casos, determinadas vivencias que sí nos traen la felicidad. 

Es el caso de viajar y disfrutar de unas merecidas vacaciones, luego de un año de ardua labor. ¿Quién lo duda? Acaso no es un auténtico anhelo dejarse mimar en algún hotel donde la premisa es mantener contentos a sus huéspedes. Por eso las tendencias de la industria hotelera para 2016 apuntan a consentir al extremo a sus cordiales visitantes, con el firme propósito de que la estadía sea una experiencia tal que deseen repetir en las siguientes vacaciones.

En ese sentido, una de las premisas es ofrecer muchos servicios a través de los smartphones. Una de esas tendencias es ofrecer una buena gama de servicios a través de aplicaciones descargables en teléfonos inteligentes, ya que los conocedores de la industria aseguran que los millenials serán el gran público que visitará estos espacios de confort y, siendo tan apegados a las nuevas tecnologías, requerirán que todos los servicios que estén buscando los puedan procesar desde sus teléfonos inteligentes.

Si bien Europa y la costa del Pacífico asiático son destinos privilegiados, también el Caribe y Latinoamérica seducen a muchos viajeros, por lo que las grandes cadenas españolas están haciendo importantes inversiones en Latinoamérica con opciones de lujo y vacacional. La idea es satisfacer, sobre todo, las expectativas de quienes buscan destinos de playa, arena y sol.

Los millenials siguen dando la pauta. Según un estudio de hosteltur, quienes pertenecen a esta generación prefieren viajar low cost. Por lo que a la hora de hacer reservaciones y escoger destinos, el precio más solidario influye enormemente en sus decisiones. http://www.activede.com/las-10-tendencias-turisticas-y-hoteleras-para-el-2016/

Otra opción que tendrá una gran relevancia será la que ofrezca a los viajeros la posibilidad de ejercitarse, conocer sitios nuevos pero bajos estándares de vida sana y la posibilidad de consumir alimentos balanceados. Para estos amantes de la salud y el fitness, los excesos no están en su lista de prioridades. 

Dentro de estas opciones entran todas las relacionadas con el llamado turismo de salud, ya sea que el cliente desee transcurrir unos días en un relajante spa o realizarse algún tipo de intervención cosmética, ya que más del 38% de los viajeros a escala mundial busca este tipo de promociones durante su periodo vacacional.


Para continuar en esta onda, se podría decir que de alguna forma, la gran tendencia y el reto según los expertos de la industria hotelera será brindar experiencias a los viajeros. Así, en este segmento se incluye desde aquellos que saldrán de sus países de origen para probar nuevos platos culinarios, con la gastronomía como meta soñada; hacer compras ya sea de prendas de vestir, accesorios o gadgets de tecnología en los mercados más especializados del sector;  admirar algunas de las nuevas siete maravillas del mundo; o simplemente tener un contacto pleno y satisfactorio con la naturaleza, que les devuelva la paz y la serenidad que en algún momento esquivan en sus actividades cotidianas.